MADRID - 5 DE MARZO DE 2018.

La Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado ha decidido personarse ante el Juzgado número 2 de Lleida en condición de acusación popular en el caso del la supuesta agresión de un guardia urbano a un joven en un bar de esta ciudad el pasado miércoles por la noche.

Según la entidad, de la actuación del agente se desprende un "evidente uso desproporcionado de la fuerza por parte de los integrantes de la Guardia Urbana que aparecen reflejados en el vídeo".

El titular del área de delitos de odio de la Red Española de Inmigración y Ayuda al Refugiado, Alberto Sánchez, ha querido resaltar que "la defensa de los agentes se centra en unas presuntas amenazas que los agredidos niegan".

En este sentido, Sánchez añade que "indistintamente de su comisión, jamás un miembro de un cuerpo o fuerza de seguridad debe entender que su condición de funcionario público de seguridad le permite adoptar medidas de venganza y agresión como las que hemos visto".

Paralelamente, desde la Red ha solicitado a la Generalitat que proceda a "personarse de forma inmediata" en este caso en defensa del "interés general".

Asimismo, la entidad ha hecho extensiva dicha petición al Ayuntamiento de Lleida.

Finalmente, la Red ha traslado su "preocupación" a la Paeria, con la que ha asegurado haber colaborado en anteriores ocasiones en campañas estatales para apoyar a las personas refugiadas.

Por este motivo, insta a la Concejalía de Seguridad a "reflexionar" para que permita acceder a las entidades y a los propios afectados al expediente informativo del suceso.

"Si el Ayuntamiento quiere ir en serio con su labor informativa, y no es sólo un gesto, pedimos a la ciudad que acepte nuestra personación en su expediente y nos permita conocer los pasos que ha dado para esclarecer esta situación", ha sentenciado Sánchez.