Madrid, 11 de JUNIO de 2018.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha dado instrucciones para que España acoja en el puerto de Valencia al barco Aquarius, que navega por el Mediterráneo con más de 600 inmigrantes y refugiados rescatados por Médicos Sin Fronteras (MSF) y Sos Mediterranée, abandonados a su suerte tras impedir su entrada a Italia el nuevo ministro del Interior, Matteo Salvini. Sin embargo, nadie ha notificado de momento al capitán del barco y a las ONG allí presentes que su destino es Valencia. El viaje son unas 700 millas náuticas, unos tres días y, según los cálculos de los responsables del barco, no disponen de comida para tanto tiempo, por lo que habría que recoger suministros en otro puerto de camino a Valencia. El barco continúa parado.

"Es nuestra obligación ayudar a evitar una catástrofe humanitaria y ofrecer un puerto seguro a estas personas, cumpliendo de esta manera con las obligaciones del Derecho Internacional", ha asegurado el presidente en una nota difundida por Presidencia. Momentos antes de conocerse el comunicado, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, ha asegurado que el Gobierno de España ha ofrecido a la ONU Valencia como "puerto seguro" y que así se lo había dicho la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo.

"Me ha comunicado que el Gobierno situará el puerto de Valencia como el puerto seguro para esta operación humanitaria que el Gobierno de España va a emprender de la mano de la ONU", ha dicho Puig, que ha asegurado que es una buena noticia para España y Valencia, que son considerados abiertos y hospitalarios.

Mientras tanto, el Aquarius sigue parado cuando han llegado desde España las noticias de que el buque humanitario se dirige a Valencia con sus 629 huéspedes. “Hasta este momento no hemos recibido ninguna notificación de que tenemos un puerto seguro en España”, ha dicho la portavoz de MSF a bordo al filo de las tres de la tarde. El capitán y los responsables de las ONG que operan el barco están a la espera de las instrucciones y recalcan que varios de los rescatados necesitan atención médica. El Centro de Coordinación Marítima de Roma dirige los rescates en esta zona del Mediterráneo y es él quien, según las normas de la mar, debe comunicar al capitán en qué puerto puede desembarcar a los migrantes. Así es en todos los rescates.

LA RED ESPAÑOLA DE INMIGRACIÓN SE MUESTRA OPTIMISTA ANTE ESTE ANUNCIO DE ACOGER A LAS 629 PERSONAS MIGRANTES VARADAS EN MEDIO DEL MEDITERRÁNEO.

(artículo vía EL PAIS, informa Elsa García de Blas.)